Ahora que ya terminó la etapa de embarazada, el cuerpo y sobre todo tu piel comienzan a regresar a la normalidad. Quizás no totalmente, sobre todo porque continúas teniendo fluctuaciones hormonales y si das lactancia aún más. 

Este fue mi segundo y mi último embarazo. Como algunas saben, tuve cuachitos hace 4 años y ahora el bebé en este año. Se cerró la fábrica! Sin embargo sé que muchas mistianas son mamás o algunas de ellas van a serlo en algún futuro y me gustaría compartirles algunas lecciones que me dejó esta etapa de embarazo.

  1. DEBES SER DE MENTE ABIERTA Y AJUSTAR TU RUTINA: si antes de estar embarazada tenías cierta rutina de Skin Care, puede ser que al estar embarazada la tengas que cambiar y es normal. Esta rutina la ajustas a tus necesidades y seguramente la vas a regresar hasta que tu embarazo acabe. En mi caso tuve que ajustar una rutina antioxidante con vitamina  C a un jabón para control de acné, con suero para acné y crema secante. En el segundo trimestre la cambié nuevamente porque la piel mejoró en acné pero se me puso seca y en el tercer trimestre quedé con hiperpigmentaciones post inflamatorias. Traté de ajustar la rutina con uso de ácido glicólico por las noches, exfoliando 2 veces por semana y utilizando SPF diariamente, sin embargo los cambios aún continúan y debemos entender que nuestra piel puede regresar a su normalidad de 6 meses hasta 1 año después de terminado el embarazo. 


  2. ACEPTAR TUS ESTRÍAS Y CONTINUAR CUIDÁNDOLAS: la aparición de estrías durante el embarazo es casi inevitable. Tu cuerpo crece a proporciones más grandes que tu piel, por lo que las fibras de colágeno y elastina se rompen creando la aparición de estas. No hay nada mágico hasta el día de hoy que las pueda prevenir pero si se ha comprobado que hidratar constantemente la piel antes, durante y después del embarazo, ayuda a que su marcado sea menos dramático. Aplicar crema 2 veces al día me ayudó mucho, así como el BELLY-TREATMENT de Mist que es una exfoliación profunda e hidratación con aceite de zanahoria y shea butter. Este tratamiento es especial para mamis y me ayudó mucho a mantener la piel humectada. Vale la pena recalcar que no todas las cremas ayudan, es mejor buscar una especial para estrías con activos emolientes. 

  3. ACEPTAR QUE TU PIEL Y CUERPO CAMBIARON Y NO SERÁS IGUAL: este quizás sea el tip que más me gusta. Tu piel te habla, de una y mil formas. Cuando estás estresada, cuando estas triste, cuando estás alegre, etc. No muchos lo saben pero la piel es el órgano más complicado de estudiar después de tu cerebro…imagínate eso!!! Lo que te quiero decir es que si antes no eras mami y ahora lo eres, tu piel te lo va a demostrar. Ya nada queda igual, su textura cambia, su tamaño también pero lo importante es que te transmite que estás ahora en otra etapa, que no solo tu piel cambio sino tú como persona también. Estoy segura que la mayoría de mistianas que son mamás coincidirán en esto. 

Si tu  estas embarazada o tuviste un embarazo con piel linda, suave e hidratada, siéntete dichosa y agradecida y si has sido como el resto de nosotras, con cambios un poco más marcados, aprende a aceptarlos, disfruta la ETAPA y recuerda que es solo eso…una etapa más que pasará!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.