Con la pandemia, nuestra forma de trabajar evolucionó y ya todos sabemos que el internet y nuestras “zoom-calls” se han vuelto parte de nuestra vida, de hecho en Mist, nuestras reuniones de trabajo y temas administrativos tratamos de hacerlos, en la medida de lo posible, mediante video-llamadas, sin embargo ha salido a luz que muchas mujeres y hombres al estarse viendo tanto tiempo en las pantallas de su celular y computadora, están más pendientes de su imagen, sus defectos y su “look”. 

Con los filtros y apps para editar fotos, se nos olvida que muchas de las fotos e historias que vemos en instagram y en la web, son editadas, no son reales y están muy lejos del look real de las personas. Yo, por ejemplo, estoy justo con un bebé recién nacido y las desveladas de estos dos meses me han dejado más ojerosa que cualquier etapa de mi vida…y doy gracias a Dios por los filtros, porque de cierta manera, mejoran el aspecto de cómo me veo realmente en el espejo…ojerosa y cansada. No está mal usar filtros de vez en cuando, lo que está mal es hacernos una idea de cómo debernos vernos siempre, de manera perfecta, cuando es normal tener nuestra piel algunas veces seca por no hacer una rutina nocturna correcta, a veces inflamada por tener una dieta alta en azúcar y comida chatarra, a veces ojerosa por escapar a nuestras 8 horas de “beauty-sleep”, a veces con acné por los cambios hormonales del mes y la lista continúa….! Está bien que nuestro look sea real y no sea perfecto.

Ten mucho cuidado si sientes que últimamente estás más pendiente de las cosas que te molestan de tu rostro y no de las que más te gustan…tus ojos, una linda sonrisa, una piel glowy, unas pestañas alargadas, etc.! Existe un transtorno mental llamado “transtorno dismórfico corporal” y tomado de la Mayo Clinic: “es un trastorno de salud mental en el que no se puede dejar de pensar en uno o más defectos percibidos o defectos en la apariencia. Cuando tienes un trastorno dismórfico corporal, te enfocas intensamente en tu apariencia e imagen corporal, y revisas repetidamente el espejo. Tu defecto percibido y las conductas repetitivas te causan una angustia significativa y repercuten en tu capacidad para funcionar en tu vida diaria”.

Debes estar pendiente si tienes alguna de estas características y si es que la tienes, la puedes tratar con un psicólogo. Una buena plática con amigas, enfocarte en tus aspectos positivos, restarle importancia a las cosas no perfectas que tienes, rodearte de personas positivas, fomentar tu espiritualidad y pasar menos tiempo en redes sociales son pequeñas cosas que te pueden ayudar a no juzgar tanto tu imagen. Recuerda que si hay algo que no te gusta, siempre puedes mejorarlo. Si tienes alguna condición de piel que te molesta, puedes visitarnos, hay opciones para ayudarte pero no olvides que la primer persona que debe quererte, eres TÚ!

Hasta la próxima Mistianas!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.